¿de que se rién los niños?

La risa es una señal de buena salud psíquica y física. A medida que crecen, el sentido del humor reflejará también una madurez mental y reforzará  los lazos sociales. La risa hay que practicarla, fomentarla y disfrutarla.

Todos comenzamos a reírnos desde edades muy tempranas. Primero se esbozan sonrisas de forma refleja. Luego, en respuesta a las personas que se acercan sonrientes haciendo cucamonas y emitiendo simpáticas sonrisas. Más tarde, se aprende que, cuando se sonríe, se es más querido por los familiares y personas circundantes. Y así se continúa riendo con compañeros y amigos, hasta llegar a la edad adulta... y mucho más. Vamos comprobando a lo largo de la vida que ese gesto de la boca, acompañado de un guiño de ojos y un brillo especial en las caras, va abriendo las puertas de la amistad y nos dice que estamos vivos. Las personas que se ríen juntas están más cercanas.

 

Beneficios de la risa

Existe abundante bibliografía sobre el impacto que tiene la risa en la salud física, mental y emocional, ya que estimula el sistema inmunológico, respiratorio, muscular, digestivo, cardiovascular, neurovegetativo, hormonal... Pero además nos llena de optimismo y ganas de vivir. Nos permite expresar las emociones y la felicidad, disminuye las tensiones y fomenta las relaciones interpersonales en un ambiente positivo y cordial.

¡Riámonos juntos!

La risa tiene un componente genético, pero la influencia del ambiente es decisiva. Los padres son las figuras más importantes en la vida de los niños, por lo menos al principio. Al verlos reír, se hacen susceptibles al humor, y reírse juntos deja huellas indelebles en la relación padres-hijos. Cuando el niño se ríe, quiere decir que tiene confianza. Cuando se ríe a carcajadas, pierde sus reparos y se abandona. Hay muchas buenas razones para que los padres liberen el payaso que hay en su interior. Pero cada niño tiene su propio sentido del humor, en función de su edad, de su medio ambiente, de su historia. Y cada uno le dará las claves de su humor a sus padres... si son escuchados.

No siempre es fácil

Reír significa liberar, compartir, y esto no siempre es fácil. Desgraciadamente se está  más acostumbrado a reprimir que a distender, se ejercita más el control que la espontaneidad. A los padres les resulta bastante fácil hacer reír a su bebé, pero a medida que crece, bajo el peso de la responsabilidad de la educación, pueden correr el riesgo de irse alejando del buen humor y centrarse en superar las dificultades y en corregir los errores. El humor es tan necesario en la vida familiar como los límites o los valores. Es la forma de humanizar las asperezas y los conflictos, es la forma de reconducir ciertas situaciones sin sobredimensionarlas.

¿Qué los hace reír?

De la primera sonrisa al humor más refinado, existe una evolución muy gradual. Desde la primera imitación, el niño llegará al humor adulto a medida que vaya superando etapas. No podrá reírse de sí mismo si no se ha reído antes del otro. Ni podrá entender la ironía si no tiene un buen dominio del lenguaje. Pero, en general, a niños y adultos los hacen reír las mismas cosas, aunque con diferentes grados de elaboración: el absurdo, lo inesperado, el contraste, la exageración y... el alivio.

El aprendizaje

El bebé, en un principio, sonríe y se ríe por imitación. A medida que crece comienza a encontrar divertidos los juegos de cosquillas, de esconder y mostrar (como el Cucú Tras), las muecas faciales, la repetición de escenas agradables... Más adelante, cuando aparecen las vocales en su lenguaje, le encanta que se le digan palabras prolongando mucho las sílabas.


Hasta los 3 ó 4 años, el humor del niño es ante todo visual y de contacto, ya que todavía no domina la lengua. Son las escenas lo que le provoca diversión. Los movimientos del cuerpo: contorsiones, movimientos rítmicos y movimientos exagerados son elementos que sorprenden y hacen reír al joven público. 
 
A los tres años todavía hay muy poca distancia entre él y el otro. Por consiguiente, la mayoría de las veces, tiene miedo de los payasos. Cuando comience a poner una distancia entre él y la realidad, podrá reírse del otro. Y entonces el niño se identificará con el payaso, pero sin ser él. Cuando el payaso se cae, se golpea, falla en sus intentos, se salta las normas..., el niño comparte sus emociones y sentimientos, pero no experimenta las consecuencias. Entonces se ríe con alivio. Gracias al espectáculo cómico, el niño se ríe de su propio sentimiento de inferioridad o de impotencia, o todavía de sus miedos. 
 
Todo consiste en el dominio de la situación. Por ello, cuando a esta edad se alude a las palabras “pipí” y “caca” se ríen a carcajadas todos aquellos que ya dejaron atrás los pañales.

Juegos de palabras

A partir de la adquisición sólida de la lengua, el humor se hace cada vez más verbal y más activo. Ahora es el niño el que quiere provocar la risa. Comienza a jugar con las palabras, las retuerce, las cambia, las canta... Las palabras difíciles de pronunciar le provocan mucha risa; otras, como “cosquillas”: solo su recuerdo le hace reír. Enseguida los niños se ríen entre ellos y de las mismas cosas, lo que viene a significar que pertenecen al mismo grupo social. En esta edad, el niño disfruta con bromas sencillas y agradables. Hace chistes tontos, muecas, imita algo que le pareció chistoso, se ríe con energía y trata de entender los chistes que hacen en la TV y ante los cuales sus padres se ríen. Repite sin parar algo que una vez hizo sin querer y que a los adultos les pareció muy gracioso aunque no entienda por qué. Con estas actitudes, muestra un deseo de acercamiento al otro, por eso se le ha dado el nombre de humor prosocial.

Palabras malsonantes

También disfruta diciendo “tacos”, hablando sobre genitales y excrementos. Es una forma saludable de saltarse los límites, la represión y no es patológico. Le hace sentirse libre y dueño de la situación y, por supuesto, consigue llamar la atención del adulto. Se puede ignorar o corregir: dependerá  de la situación, de la gravedad y del criterio de los padres. En general, no hace falta hacer un drama pero, si se excede en el mal gusto, hay que hacerle saber con firmeza que no es admisible. 
 
Cuando comienzan las bromas y las risas, se rompen muchas barreras. Pero el secreto está en no traspasar el límite del mal gusto. Se trata de “reírse con” y no “reírse de”. Se trata de encontrar entre todos el aspecto “gracioso” del chiste o de la situación, no de que uno se convierta en objeto de la broma. Hay que evitar el humor que daña a los demás. Hay que hacerle ver que a él tampoco le gustaría ser el blanco de risas y burlas. Esto le ayudará a aprender cómo ser divertido y simpático sin perder la empatía (capacidad que nos permite ponernos en el lugar del otro).

Entre broma y broma...

Muchas veces se usan bromas, ironías o chistes para expresar el estado de la mente y del corazón o se emplean para enmascarar los sentimientos. El humor ayuda cuando existen dificultades para expresarse. Por eso, el dicho popular “entre broma y broma, la verdad se asoma” es muy cierto. Cuando las bromas son a menudo de mal gusto o su humor es excesivamente reiterativo, hay que poner la antena y descubrir los sentimientos que oculta.

El “Doctor Sonrisa”

Desde Ana Freud (1926), una de las primeras personas que utilizó la risa como terapia, hasta nuestros días, se han creado por todo el mundo fundaciones para aliviar el sufrimiento de los niños hospitalizados mediante la risa y la diversión. Son payasos y actores profesionales, integrados en la rutina hospitalaria. Están formados en aspectos artísticos y sanitarios y, a través de la risa, alivian la tensión emocional de pacientes y familiares, a la vez que estimulan la recuperación de su salud. Son personas que con sus juegos y alegrías ayudan al niño a recuperar su propia alegría y la confianza en la vida.
 
En España, la Fundación Theodora trabaja desde el año 2000 en Madrid (La Paz, Clínico San Carlos, Niño Jesús, San Rafael y Gregorio Marañón), Toledo (Virgen de la Salud) y Málaga (Materno-Infantil). 

 


 
Virginia González

Psicóloga y profesora de Educación Infantil